Mi séptima transferencia

Metidos ya en Diciembre, quedaba muy lejos esa primera visita y toma de contacto con mi nueva clínica, que había sido allá por Agosto. Como siempre el tiempo y las esperas en RA son larguísimas, incluso aunque todo vaya bien es imposible que funcione y que las cosas pasen cuando tú quieres.

Al venir mi regla durante los primeros días de Diciembre, mi máxima preocupación era que la transfer coincidiera en Navidad, y que la clínica estuviera cerrada y me cancelasen el tratamiento. También me rayaba pensar lo contrario, o sea que fuese en Navidad, no cerrasen, pero fuese una transferencia rápida, de mala leche y para cumplir rápido, irse y no tener un soporte después. Vamos, resumiendo: que pasara lo que pasara yo tenía que esta rayada.

Empezamos preparación en ciclo natural con la ayuda de una dosis mínima de Menopur. En los primeros controles ya vimos que había 2 folis, lo cual en principio favorece a que haya más actividad hormonal y las cosas vayan mejor. Pero mi endometrio no crecía, no al menos lo que a mí me hubiera gustado. Las últimas transferencias había tenido endometrios de casi 8mm con idéntica pauta, y esta vez sentía que la estimulación, y también mi edad, me estaban pasando facura.

Sin embargo, y aunque no crecía mucho, si se veía bonito, limpio y trilaminar. Y confiando plenamente en el consejo médico, nos fuimos a transfer con 6.8 mm. En mi ex clínica jamás hubiéramos ido con esa medida, lo habrían cancelado y habrían tratado de llegar como mínimo a 7.5, pero mi nuevo doctor me dijo que él lo veía suficiente y perfecto para transferir… y yo, me dejé llevar.

La transferencia se programó para el día 22 de Diciembre. Es curioso, porque yo no soy una persona de señales, soy muy racional y nunca he creído en la ayuda divina o los números para conseguir algo. Sin embargo, al escuchar la fecha empecé a ver «cositas».

El día 22 de Diciembre es el día de la loteria, y además es el día del cumpleaños de J. El día 22 hubo un fenomeno astronómico por el cual había una super luna. Y además era el último día de trabajo antes de vacaciones. Curioseando por instagram, vi un ritual acerca de esta luna, y compré unas velas violetas con la intención de encenderlas esa misma noche, además, a la transfer decidí llevar mi colgante de piedra luna (regalado por J. meses atrás), mi llamador de ángeles (regalado por J. años atrás), 2 chupetes que he encontrado en estos años por el suelo (los encontró mi perra), y una estampa de la virgen, patrona de mi pueblo, que me la regaló mi madre hace unos 20 años (y mira que no soy nada creyente). Y con todo esto, allí nos plantamos.

Pensabamos que J. no iba a poder pasar por el tema Covid, pero finalmente si que le dejaron. No voy a decir que fuera un momento mágico, fue un momento médico más bien, fue una transferencia suave, aunque a mi doctor le hice sudar. Pasé la tarde en reposo, pero tampoco tumbada, vimos tv, jugamos a la consola, comimos tarta, y esperabamos muy felices a que la magia de la naturaleza, ayudada por la medicina, estuviese trabajando.

Al día siguiente hice mi vida completamente normal, estaba de vacaciones, era Navidad, y salimos a dar un paseo largo, ver las luces, y ultimar las compras para la cena de Nochebuena. La cena de Nochebuena la pasamos solos, por el miedo al Covid, mis padres son mayores y de riesgo, y no teníamos ganas de arriesgarnos, aún así fue una bonita noche, con videollamadas y una buena cena. Ese mismo día por la noche empecé a sentirme muy cansada, tenía sueño, no sabría explicarlo.

El día 25, día de Navidad, aprovechamos para dar un paseo por la mañana, pero yo seguía cansada, me dolían los riñones, y no podía ser de la transferencia, así que empecé a pensar que podía tener Covid. Al día siguiente quedé con mi madre para ir a comprar los regalos de Reyes, y fue horrible. Llegar al Corte Inglés andando se me hizo muy cuesta rriba, iba muy despacio, me dolían mucho los riñones y estaba fatigada. Me costó mucho aguantar el tipo, ya que hace ya mucho tiempo que llevamos todo en secreto, y mi madre no sabía nada, pero lo aguanté. ¿Serían los primeros síntomas? ¿o realmente tenía Covid?

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s