Día 7

Ya estoy en el séptimo día de betaespera. Esta vez decidí que ya no tenía nada que perder, o más bien que tenía todo que perder, pero es que entre todo y nada a veces hay tan poca diferencia… así que decidí hacer vida completamente normal. Al día siguiente me fuí a trabajar y además tuve un día bastante estresante, y el siguiente lo mismo.

Síntomas:

  • Día 1: durante mi jornada de trabajo no noté demasiado, yo creo que estaba tan liada que no me daba ni tiempo a observarme. Pero nada más salir si que pasé una tarde regulin, con dolores en el lado izquierdo, como en el ovario. Siempre que me duele a ese lado me mosqueo, porque es la única trompa que tengo y me da por pensar que puede ser un ectópico, pero como esta vez había decidido que esto no iba a acaparar toda mi atención, pasé la noche viendo la tv y me fuí a dormir, y dormí como un tronco.
  • Día 2: continuan las molestias al lado izdo, pero cada vez son más leves. También me siento cansada, pero por lo demás nada de especial.
  • Día 3: empieza el puente, me levanto y como siempre en esta fecha, nos ponemos a hacer limpieza general. Yo evito coger peso, y hacer moviemientos bruscos, sigo cansada, muy cansada, y empiezo a notar los pechos hinchados.
  • Día 4: me levanto cansada, sigo con los pechos hinchados. J. no estaba, así que decido salir de compras, pero descubro que cuando llevo un par de calles caminadas, me fatigo, me siento en un banco al sol, y al final decido volverme a casa. Estoy muy blanca y tengo mucho frío.
  • Día 5: parece que estoy menos cansada, sigo teniendo frío todo el rato. Salimos a dar una vuelta y la fatiga vuelve a aparecer, también el dolor al lado izquierdo. Empiezo a estar muy animada, porque creo identificar cosas que me pasaron durante mis betaesperas positivas. No quiero ilusionarme, pero estoy contenta de encontrarme mal (manda…). Por la tarde me tomo un vaso de leche y me cae fatal, tengo la boca super seca, me voy a la cama sin cenar.
  • Día 6: del 5 al 6 duermo fatal, me levanto extremadamente cansada, había quedado con mi madre para devolver ropa y me cuesta dios y ayuda llegar hasta la tienda, que está a un paso de casa. Tengo unas ojeras horribles y estoy blanquísima y congelada todo el rato. Sigo teniendo esa sensación rara de la boca seca, me cuesta mucho comer, y por la tarde me tengo que tumbar en el sofá porque mi cuerpo no da más, inevitablemente me siento contenta (lo que llega a ser nuestra mente…). Por la tarde/noche parece que me encuentro mejor y salimos a dar un paseo, larguito y sin problemas, al volver compramos gusanitos dispuestos a disfrutar del último día de puente. Al abrirlos me saben raros, le pregunto a J. y me dice que estan igual que siempre, miro hasta la fecha de caducidad, que estaba bien, decido no seguir comiendo.
  • Día 7: me levanto y después de todo lo que me ocurre decido hacerme un test y zas! planchazo, porque es blanco nuclear. Se lo que me dijisteis la otra vez, que es muy pronto, pero también se que mis otras 2 veces fueron positivas en el día 7, con una sombrita muy leve, pero ahí estaban. Y esta vez no ha sido así.

Inevitablemente me he venido un poco abajo, y ahora pienso que todas las cosas que he sentido estos días pueden ser producto de la progesterona, o de mi propia sugestión de querer creer. Si algo se ha diferenciado esta beta de las anteriores, es que he estado muy «mística», repitiéndome mantras, tratando de hacer ejercicios de relajación y concentrándome en quitarle poder sobre mí, y es cierto que lo he conseguido. Incluso me visualicé con un niño de la mano, justo después de hacer la transfer, nunca me había pasado. Me encontré un euro, me tocaron unas entradas, me tocó el regalo del roscón, sentí que mi suerte cambiaba… Pero todo esto… quizá ¿habrá influido tanto en mi mente que he creído sentir cosas que no son reales?.

Después de hacer el pipitest y ver el negativo, no me he concedido ni una lágrima, me he dispuesto a vestirme y me he dicho: me voy a poner mi suje nuevo, que total sino estoy, lo de que me aprieta es sugestión pura. Y no, no lo es, me está apretando horrores y he pasado una mañanita que no sabía como ponerme en la silla del trabajo. También me dan pinchazos, esta vez en lado dcho. de la tripa, se que la progesterona juega muy malas pasadas, lo he leído mil veces en blogs, se lo he escuchado mil veces a los médicos, pero en mi anterior transfe, la que fue negativa, yo no notaba absolutamente nada a partir del cuarto o quinto día.

Me temo que no me queda otra que esperar, y que repetir mis mantras. El de hoy: «Que todo lo bueno te siga, te encuentre… y se quede contigo»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s