Un día no especial

Normalmente cuando dejo de escribir es o porque estoy muy ocupada, o porque me ha pasado algo y no me apetece contarlo. Bueno, pues es más bien lo segundo. No es que me haya pasado algo malísimo, pero simplemente las cosas no estan yendo como me gustarían.

Vamos por partes:

  • Acupuntura: El Jueves pasado tuve mi primera sesión. La verdad es que salí muy relajada de allí, pero no era como yo lo recordaba. Quiero decir con esto, que yo ya estuve haciendo acupuntura antes, pero no por este tema, sino por mis migrañas. En ese momento iba a una casa privada de una chica que me recomendaron, lo hacía en una habitación que tenía específicamente para esto, y aquello era relax, no se oía nada salvo la música que te ponía, las luces tenues, y aquello era relajación total. El otro día no fue así exactamente, llegué a recepción de la clínica y yo iba con muchas expectativas, pasé para la planta de abajo, que es donde tienen las cabinas y me indicaron meterme en una y desnudarme, para quedarme solo en ropa interior, la cabina estaba muy limpia y había música relajante, la cosa pintaba bien. A los 5 minutos entró la doctora y procedió a ponerme las agujas… y en algunas me hizo daño, era un dolor que se iba a los pocos segundos, pero había dolor, y no recuerdo que eso me pasara la otra vez. Después de eso, conectó algunas de las agujas a una especie de máquina que daba corrientes, según ella para estimular más la zona, no me molestaba la máquina pero hacía un ruidito que tapaba bastante la música ambiente, después me dejó con una luz tenue y se fue…. pero se escuchaba todo, se escuchaba a gente subir y bajar por las escaleras, a gente entrando y saliendo de las cabinas, no fue todo lo relajante que me hubiera imaginado. Pasado unos 20 minutos vino a quitarme las agujas y me puse boca abajo, volvió a ponerme otras cuantas por la espalda, cuello, zona lumbar y volvió a conectar algunas a la maquinita. No se si para ese momento ya me había familiarizado con los ruidos o que, pero la experiencia fue mucho mejor y conseguí por fin relajarme. A los 20 minutos volvió a venir y me quitó las agujas, me dijo que la sesión había terminado… y ahora viene lo bueno, al ir a apoyarme para ponerme de pie, sentí un dolor agudo en la zona del codo izquierdo, miré y efectivamente era lo que imaginaba, me había dejado una aguja puesta, tuve mucha suerte de darme cuenta justo antes de apoyar esa zona en la camilla, porque me la hubiera clavado del todo. Llamé y me la quitaron y me pidieron disculpas. Supongo que fue casualidad, y que tuve mala suerte, pero lo cierto es que me emparanoié un montón y tardé mucho rato en vestirme pasando la mano por todas las zonas por las que creía que había tenido agujas, para descartar que se hubieran dejado otra.
  • Primera revisión de endometrio: al día siguiente de la sesión tenía el primer control, y la verdad es que yo me esperaba que me iba a decir que tenía un endometrio ya XXL, llevaba en ese momento 4 días de pinchazos (mi preparación es con Menopur) y 6 de ciclo, y haciendo comparaciones con otras transfer, a esas alturas lo tenía entorno a 6. Bueno pues me encontré con que me medía 5, se que me vais a decir que era pronto y que no estaba mal, pero es inevitable comparar, y eso unido a las expectativas de poder mejorar algo en ese sentido en este ciclo: coq10, acupuntura… pues me dejó bastante chof. Me tiré todo el día haciendo comparaciones con las otras transfer y echando cuentas, y había que asumirlo, la cosa iba más lenta. El tratamiento a seguir sería el mismo y nueva revisión el Lunes.
  • Segunda revisión de endometrio: Después de leer mil páginas donde ponían como mejorar tus opciones, decidí que iba a intentarlo con cosas que estaban en mi mano: descansar, no tomar alcohol… bien pues ni descansé suficientemente el finde, y además me tomé 2 cervezas, pero es que pasé unos días debatiéndome entre: «voy a esforazarme», y «mis esfuerzos no valen de nada», y consecuentemente así actué: irregular. Y llegó el Lunes. Y el Lunes nos encontramos con un endometrio a 6.2 y 2 folículos de 14. Y la cosa sigue, pero sigue lenta. Sigo con el mismo tratamiento y mañana nuevo control. A estas alturas en mis otras transfer, tenía más de 7, también es cierto que los folículos también estaban más grandes. No paro de repetirme que simplemente es que todo va un poco más despacio, pero no, no termino de convencerme del todo.

Por si fuera poco, hoy es mi cumpleaños. La gente suele estar contenta cuando cumple años, pero yo hace años que no lo celebro. Tantos como los que me hubiera gustado estar embarazada este día. No quiero que nadie me felicite, no digo nada en el trabajo, no me vienen recuerdos felices, solo me viene la idea de que cada vez tengo menos tiempo. Es mi día. Mi día no especial. Ya son 39 y 4 intentándolo. No quiero hacer dramas, y me mantengo justo en ese punto en el que sabes que cualquier cosa puede empujarte hacia abajo, pero mientras me mantenga ahí, se que puedo controlarme. J. ha venido a comer conmigo y ha intentado animarme, y yo he intentado estar lo más «estable» posible por verle bien a él, porque él también sufre y mucho, y verme mal es lo que más le afecta.

Esta tarde nueva sesión de acupuntura y mañana nueva revisión de endometrio, espero haber llegado a 7…

2 comentarios sobre “Un día no especial

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s