A veces…

A veces, como hoy, me acuerdo de cuando era feliz y ni siquiera lo sabía. Cuando era joven y ni siquiera lo apreciaba. Cuando tenía la piel perfecta y era guapa, y ni siquiera lo creía.

A veces me acuerdo del principio del camino, y otras veces como hoy, el camino da vueltas y vueltas en mi cabeza y no para. Saltando de un miedo a otro, de un problema a otro y haciendo que las lágrimas asomen por mis mejillas.

A veces me acuerdo de cuando los Veranos eran tan largos, que el sol no se ponía. De cuando mis padres eran jóvenes, de cuando el rosa era más rosa, de cuando aparcaba la bicicleta para correr e ir tan deprisa, tan deprisa, que tenía que parar de golpe para respirar, para coger aliento… Y para seguir corriendo.

Hay días, como hoy, en los que la infelicidad y la infertilicidad se mezclan. En los que no ves salida, en los que lloras sin saber porqué, en los que te acuerdas de que antes no eras así, en los que paso la mano una y otra vez por mis cicatrices. Y en los que piensas que no superarás nunca los problemas de tu vida…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s