Mi historia: Parte II

Si empezaste a saber de mí en Mi historia: parte I.

J no paraba de darle vueltas al asunto. J y yo somos cuadriculados, mecánicos, no emocionales, tenemos profesiones técnicas, nos encantan los juegos matemáticos porque siempre tienen una única solución.

  • «¿Cómo es posible tener esta alteración y ser normal? tengo 45 cromosomas… nunca me he sentido diferente, al contrario, yo siempre he sido… listo?» (Silencio)
  • «¿En que piensas?»
  • «¿Te acuerdas de erase una vez la vida? cuando se formaba el ADN, siempre coincidía… no puedo asimilarlo»

Aquella conversación me hizo reir en medio del shock, por aquel entonces, aún no llorábamos, es que ni siquiera lo entendíamos. Teníamos la esperanza de que este problema tuviera una solución que simplemente fuera más difícil de lo que estábamos acostumbrados, como aquellos juegos de lógica o los sudokus superdifíciles de las páginas centrales, que al final entre los dos, siempre acababan saliendo.

Nuestra visita a la genetista fue larga, rara, y solo sirvió para darnos cuenta de que estábamos asomándonos a un abismo muy grande. Tras muchas preguntas y muchas explicaciones, no por falta de entendimiento, sino más bien por falta de credibilidad por nuestra parte, aquella señora, alta, fuerte, de aspecto tranquilo y profesional, nos explicó lo siguiente:

Imaginaos una enciclopedia que tiene 46 tomos, esa enciclopedia tiene todo el conocimiento necesario para vivir bien. Imaginaos ahora que el tomo 14 se rompe, se desencuaderna, sus páginas se sueltan, pero alguien lo arregla, lo ordena y lo vuelve a encuadernar dentro del tomo 13.

¿Se ha perdido la información necesaria para vivir bien? No, sigue estando toda, en diferente sitio, pero toda. En vez de 46 tomos, ahora tienes 45. Este es tu caso, J.

¿Qué pasaría si al romperse el tomo 14 nadie lo arregla? ¿O lo desordena y no lo vuelve a poner correctamente? ¿Si repite la información del 14 en el 13?. Todas esas cosas pueden pasar, y no tendríamos la información necesaria para vivir bien.

Nunca nadie antes me habló así desde que soy adulta y nunca antes agradecí tanto una explicación. La genética no es matemática. Nos enfrentábamos a 1/3 de posibilidades de normalidad, 1/3 de posibilidades de ser portador y normal y 1/3 de posibilidades de ser el peor caso de la enciclopedia. Nos preguntó por los antecedentes familiares en estas cuestiones y nuestra mente se fue directamente al día en que mis cuñados perdieron su segundo bebé… pero aparte de eso, descubrimos que nunca habíamos hablado de esto con nuestras familias, pensábamos que nunca nadie tuvo ningún problema antes… nos fuimos de allí con pocas preguntas ya, y con una cita para reproducción asistida.

Pero si quieres saber como sigue mi historia, tendrás que seguir leyendo… Mi historia: Parte III

14 comentarios sobre “Mi historia: Parte II

  1. Pingback: La Infertilicidad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s